miércoles, 21 de agosto de 2019

Pico de la Celada desde Ruesga (Palencia)

Unos días de descanso por el camping de Cervera. Calor por el día y lluvía por las tardes, así que para combatirlo nos vamos hasta Ruesga, donde no son ni las 10 de la mañana y el calor aprieta ya en el valle.


Datos técnicos de la de la ruta
Inicio: Ruesga (Palencia)
Fin: Ruesga (Palencia)
Distancia: 7'5 kms
Desnivel positivo: 650m
Desnivel negativo: 650m
Señalización: No
Dificultad: Fácil-Media
Horario aproximado: Entre 3 y 4h

Tomamos la pista Camino Carrera Ruesga, que nos conducirá bajo la sombra por dentro del bosque hasta hasta un pequeño chozo en el que muere el camino.



Desde aquí, continuamos por un sendero bien marcado que sale por detrás del refugio. Llegamos a una pequeña cota, en la que de frente se intuye un camino ancho en descenso y a nuestra izquierda otro algo menos marcado y en ascenso. Tomamos el que sale a nuestra izquierda para ir ascendiendo por una vaguada, aunque justo en la parte alta se camina mejor que por la hojarasca y además hay sendero.



Hay un momento que el sendero deja de ascender y llega a un pequeño plano. Aquí, continuamos unos metros en línea recta y haremos un giro de 90º a nuestra izquierda, tomando rumbo Sur para subir por las vaguadas llenas de hojarasca que encontramos y que van ascendiendo. 

Curioso tocón de árbol que se asemeja a un rostro humano
En menos de un km en ascenso, la vegetación comienza a dar paso a la roca. Atrás quedan los arboles, las hojas y las ramas. Ahora el suelo lo cubre la caliza por la que caminamos hasta llegar a un enorme hito.



Desde aquí, por una pequeña y fácil cresta de roca caliza, pero no por ello menos entretenida, interesante y peligrosa, ya que a unos lados no hay peligro pero en ciertos lados si ns asomamos a ella hay grandes cortados.


A penas unos metros nos separan de la cima del pico de la Celada. Aunque se ha levantado un poco el viento se agradece y, en apenas unos minutos llegamos a la cima. Una parada breve y continuamos el descenso, primero por roca por un pequeño lapiaz para llegar a zona de escobas antes del collado herboso.

Vistas desde la cima hacia el norte
Delante nuestro queda la cima del pico Hoyovejas, el cuál en esta ocasión no subimos a su cima, sino que lo bordeamos por el norte para volver a adentrarnos en el bosque. No hay caminos pero entre las hojas y los senderos de los animales se camina bastante bien. Desde aquí, podríamos bajar directos por la vaguada para ir a dar al pantano nuevamente. Pero vamos dirección al Alto del Cerro, desde el cuál podemos cambiar de valle para tomar el Camino de las calicatas o continuar por el espolón, algo enmarañado al prinipio pero que nos conduce también al pantano.



En esta ocasión, en vez de seguir el espolón que delimita los dos valles, descendemos un poquito por la ladera para continuar bajando por el bosque, hasta llegar a los claros cercanos al pantano y regresar al coche por los senderos de los animales.


Y para terminar el día, un chapuzón para combatir el calor en la mejor de las compañías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario